MIÉRCOLES, 19 DE ABRIL DE 2017
El punto sobre la i
Según usted, ¿de quién es la responsabilidad por el abandono y la pobreza de los ancianos?
De sus familiares
Del gobierno
De ellos mismos
Del "sistema"
Otro

Arturo Damm








“La democracia debe ser más que dos lobos y una oveja votando qué se debe hacer para almorzar.”
James Bovard

Para quienes han padecido los excesos y defectos de la dictadura, en cualquier grado y de cualquier tipo, la democracia es el ideal político por excelencia, mismo que dista mucho de ser perfecto, al grado de poder hablar, también, de los defectos y excesos de la democracia, que puede convertirse en un cierto tipo de dictadura: no la de un hombre, no la de un grupo, sino la de la mayoría. ¿Qué se requiere para evitar los excesos y defectos de la democracia, para evitar que la misma sea, como lo apunta Bovard, dos lobos y una oveja votando qué se cocinará para almorzar? Lo que se requiere es sacar, del ámbito de la votación, la decisión de qué se cocinará para almorzar, ¡y muchas más!

Con relación a la democracia la pregunta más importante es: ¿democracia para qué? La respuesta depende de lo que se entienda por democracia, que puede ser entendida como la doctrina política según la cual la soberanía reside en el pueblo, que ejerce el poder de manera directa o indirectamente, por medio de representantes elegidos por el mismo pueblo, y también como la forma de gobierno en la que el poder político es ejercido por el pueblo. La democracia es una doctrina política, a la que le corresponde una determinada forma de gobierno, siendo el pueblo el actor principal, momento de preguntar en qué debe consistir esa actuación del pueblo. ¿Qué es lo que, en la democracia, debe decidir el pueblo, que nunca es todo el pueblo, sino la mayoría del pueblo, algo muy distinto, sobre todo en el caso extremo en el cual la mayoría es solamente la mitad más uno, de manera que la minoría es únicamente la mitad menos uno? ¿En la democracia todo debe estar sujeto a la decisión de la mayoría? No, y vuelvo al ejemplo de Bovard: el pueblo nunca debe decidir, sobre todo si el pueblo son dos lobos y una oveja, qué se cocinará para el almuerzo.

¿Qué es lo que debe decidirse democráticamente? De entrada quién gobernará. La democracia es ante todo una manera, basada en el voto de la mayoría, de elegir gobernantes, tanto para el Poder Ejecutivo como para el Legislativo, única participación directa del pueblo en las democracias contemporáneas, al margen de otras formas relativas de participación directa como la consulta popular, el plebiscito, el referendo, etc.

Una vez elegidos democráticamente los gobernantes, ¿hasta dónde debe llegar la democracia? ¿Qué es lo que, de manera democrática, deben decidir los gobernantes, sobre todo los legisladores, considerados los representantes del pueblo? Estos, por haber sido elegidos por la mayoría de los electores, ¿tienen derecho a decidir, a su vez de manera mayoritaria, sobre cualquier asunto que llame su atención? No, claro que no. Entonces, ¿cuál es el límite? El mismo para cualquier ciudadano. Lo que un ciudadano no debe decidir con relación a los demás, tampoco lo debe decidir una mayoría legislativa. Continuando con el ejemplo de Bovard: si un lobo no debe decidir, con relación a la oveja, que para almorzar habrá oveja, tampoco debe decidirlo una mayoría de lobos.

Si cualquier ciudadano debe respetar los derechos de los demás, cualquier grupo de personas, el que sea, también debe hacerlo, comenzando por los legisladores, cuya tarea principal es velar que así sea. El problema es que no siempre es así, y hoy los legisladores redactan y promulgan leyes que violan derechos, por lo que son leyes injustas, como injusta sería la ley que permitiera que dos lobos y una oveja decidan qué se cocinará para almorzar. Hoy los legisladores, democráticamente, deciden sobre temas que a ningún ciudadano se le permitirá decidir por sí mismo.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus