LUNES, 29 DE MAYO DE 2017
El punto sobre la i
¿Usted está de acuerdo en que se eliminen las comisiones bancarias?
No
No sé

Arturo Damm





“La tecnología puede servir para que cien trabajadores tengan buena calidad de vida o para despedir a noventa.”
@SrCuadrado

La tecnología contribuye a elevar la productividad, definida como la capacidad para hacer más con menos, siendo una de las múltiples posibilidades el producir más con menos trabajadores, a quienes la tecnología desplaza, por resultar menor el precio que el empresario paga por la tecnología que el salario que debe pagarle a los trabajadores.

Los aumentos en la productividad, en la capacidad para hacer más con menos, son condición para que aumente el salario de los trabajadores, afirmación que ha alcanzado el nivel de mantra económico, y que ha servido, entre otras cosas, para criticar los aumentos salariales que no estén basados en previos aumentos en la productividad.

Si bien es cierto que, según lo afirma el mentado mantra, los aumentos en la productividad son condición para que aumente el salario de los trabajadores, también es cierto que dichos aumentos pueden dejar sin trabajo a muchos trabajadores, afirmación que se ha vuelto un lugar común.

Entonces, lo dicho por @SrCuadrado es cierto: la tecnología, y los aumentos en la productividad que hace posible, puede servir para que cien trabajadores alcancen un mayor nivel de bienestar: cuando los aumentos en la productividad se traducen en mayores salarios, o puede servir para despedir y dejar en el desempleo a noventa: cuando los incrementos en la productividad se traducen en eso, despidos y desempleo. Los avances en la tecnología, y los aumentos en la productividad, seguirán dándose, ¿cómo conseguir que se traduzcan en lo primero: un mayor nivel de bienestar de todos los trabajadores (los cien, mencionados por @SrCuadrado), y no en lo segundo: despido y desempleo de la mayoría de los trabajadores (los noventa a los que hace referencia @SrCuadrado)?

Lo primero que debemos hacer es preguntarnos si los avances en la tecnología, y los aumentos en la productividad que hacen posible, se han traducido, en una visión de largo plazo, digamos de la Revolución Industrial a nuestros días, en lo primero (mayor bienestar para la mayoría de los trabajadores) o en lo segundo (despido y desempleo de la mayoría de los trabajadores).

Lo segundo que debemos hacer es distinguir entre despido y desempleo. Un trabajador despedido no necesariamente quedará desempleado el resto de su vida. La cantidad de puestos de trabajo no es fija, sino variable, dependiente de la inversión directa, que es la que abre empresas, produce bienes y servicios, crea empleos, y les permite, a quienes obtienen esos puestos de trabajo, generar ingresos.

Lo tercero que debemos hacer, allí donde hay desempleo, y allí donde el desempleo aumenta, es preguntarnos si ello se debe a las mejoras tecnológicas y a los aumentos en la productividad, que desplazan trabajo humano por maquinaria y equipo, o a algunos otros factores, como puede ser la baja competitividad del país, que frenan a las inversiones directas y a la creación de empleos que las mismas traen consigo.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus