MARTES, 10 DE JULIO DE 2018
El punto sobre la i
Usted cree que en estos momentos México es...
Un país estable y sin crisis
Un país en bancarrota

Arturo Damm





“El socialismo depende de, y presupone, logros materiales que el mismo nunca puede crear.”
Leonard E. Read

Para entender lo dicho por Read hay que responder la pregunta ¿qué es el socialismo? Seguramente hay tantas respuestas como personas se han hecho la pregunta. Cada una dará su definición y, de seguro, habrá diferentes respuestas, pero todas, por más diferentes que sean, deberán tener algo en común, deberán hacer referencia a la esencia de eso que llamamos socialismo, esencia a partir de la cual surgen muchas diferencias accidentales, que son posibles a partir de una forma esencial, de tal manera que la pregunta ¿qué es el socialismo? puede replantearse de esta manera: ¿cuál es la esencia del socialismo?

La esencia del socialismo es la creencia de que las necesidades insatisfechas de alguien le dan derecho, a ese alguien, a una parte del ingreso de alguien más, y que ese derecho lo debe hacer valer el gobierno por medio de la redistribución del ingreso, quitándole a Pedro lo que, por ser producto de su trabajo, es de Pedro, para darle a Juan lo que, por no ser producto de su trabajo, no es de Juan, lo cual es una expoliación legal.

La esencia del socialismo es la redistribución del ingreso, misma que resulta imposible sin previamente no se genera el ingreso, momento de preguntar ¿cómo se genera? Para responder definamos al ingreso como la remuneración propia del trabajo, de tal manera que se genera si Pedro produce (o participa en la producción de) algún bien o servicio por el cual Juan está dispuesto a pagar un precio, dándose todo ello en el marco de la economía de mercado, en el sentido literal del término, aquella en la cual se produce para vender y se compra para consumir, por lo que el intercambio (y eso es el mercado, la relación de intercambio entre compradores y vendedores), resulta la actividad económica central, en torno a la cual giran todas las demás, desde la producción hasta el consumo.

No puede haber socialismo, redistribución del ingreso, sin generación de ingreso, sin economía de mercado, sin producción, oferta y venta de satisfactores de parte de Pedro, y sin demanda, compra y consumo de parte de Juan. Primero generación del ingreso (economía de mercado) y luego redistribución del ingreso (socialismo). Por eso afirma Read que el socialismo depende y presupone unos logros materiales que el mismo no puede crear, por lo que depende de la economía de mercado en el sentido literal del término: aquellas en las que se produce para vender y se compra para consumir, lo cual supone desde la división del trabajo, pasando por el uso de algún medio de intercambio (dinero), hasta una organización con la legitimidad y fuerza necesarias para hacer valer, partiendo de la fuerza de la ley, los contratos de compra – venta (gobierno).

La economía de mercado en el sentido literal del término, aquella en la cual se produce para vender y se compra para consumir, es solo una parte de la historia. La otra tiene que ver con la economía de mercado en el sentido institucional del término, aquella en la cual se reconoce plenamente, se define puntalmente y se garantiza jurídicamente, el derecho a la libertad individual para invertir, producir, ofrecer y vender, para demandar, comprar y consumir, y el derecho a la propiedad privada sobre los medios de producción y el ingreso, lo cual supone, no no cobrar impuestos, sino no redistribuir el ingreso, algo distinto: no todo cobro de impuestos tiene fines redistributivos.

El problema es que hoy gobernar es sinónimo de redistribuir, por lo que todos los gobiernos, de izquierda, centro o derecha, son, en este sentido, socialistas, dependientes de algo anterior y superior al socialismo: la economía de mercado en el sentido literal del término.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus