JUEVES, 26 DE JULIO DE 2018
El punto sobre la i
¿Cómo percibe usted el inicio del actual sexenio?
Claro y esperanzador
Oscuro y amenazador

Arturo Damm





“¿Cuánto de lo que el gobierno hace debe hacerlo? Esta es la pregunta que debemos responder si queremos preservar la libertad individual, la propiedad privada, la responsabilidad personal.”
Félix de Jesús

Hace algún tiempo redacté este decálogo, que llamé para el buen comportamiento del gobierno. Puede ayudar a responder a la pregunta que hace Félix de Jesús.

I.- Reconocerás y garantizarás los derechos de la persona a la vida, la libertad y la propiedad. Aceptarás que esos derechos son anteriores y superiores al Estado, sus leyes y sus gobiernos, cuya única tarea es reconocerlos y garantizarlos.

II.- Respetarás, como límite de tus acciones, la vida, la libertad y la propiedad de las personas.

III.- Cobrarás, únicamente, los impuestos necesarios para, con honestidad y eficacia, prohibir que las personas se dañen unas a otras y, suponiendo que no lo logres, castigar a quien dañe, en su vida, libertad o propiedad, a los demás.

IV.- Reconocerás que lo propio del ser humano es estar gobernado por leyes, no por hombres.

V.- Aceptarás que la primera y más importante tarea de las leyes es imponer un límite a tu acción, límite cuyo respeto aceptarás como una obligación ética.

VI.- Crearás un Estado de Derecho, que es el gobierno de las leyes justas, siendo justas las que reconocen y garantizan los derechos de la persona a la vida, la libertad y la propiedad, sobre todo en contra de tus posibles arbitrariedades.

VII.- Aceptarás que, salvo en el caso de la seguridad en contra de la delincuencia, y de la impartición de justicia, el combate en contra de los demás males, y la lucha a favor de los otros bienes, es responsabilidad de la persona.

VIII.- Aceptarás que tus acciones deben ser neutrales, sin conceder privilegios a favor de unos y, por ello, sin imponer coerciones en contra de otros, tal y como sucede cada vez que redistribuyes el ingreso, quitándole a unos para darle a otros.

IX.- Aceptarás, sin ninguna reserva, que eres gobierno, ¡y nada más que gobierno!, no ángel de la guarda, no hada madrina, y que solamente siendo gobierno, ¡y nada más que gobierno!, es posible que reconozcas y garantices los derechos de la persona a la vida, la libertad y la propiedad.

X.- Aceptarás, sin ninguna reserva, que lo único que justifica tu existencia, así como el cobro de impuestos, la prohibición de determinadas acciones, y la imposición de castigos, es la defensa de los derechos de la persona a la vida, la libertad y la propiedad.

Sólo si el gobierno respeta este decálogo respeta la libertad individual, la propiedad privada y la responsabilidad personal. Ningún gobierno lo hace.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus