MARTES, 21 DE AGOSTO DE 2018
El punto sobre la i
¿Usted participará en la consulta sobre la construcción del nuevo aeropuerto en la ciudad de México?
No

Arturo Damm





“A las personas no se les clasifica por ideologías políticas. La clasificación es por cómo obtienen los satisfactores para sus necesidades. Arrebatando a otros (legal o ilegalmente) o sirviendo a otros (intercambiando bienes, servicios, trabajo).”
Gustavo Villegas

Los seres humanos tenemos necesidades, comenzando por las básicas, que son aquellas que, de quedar insatisfechas, atentan contra la salud y la vida del ser humano.

Las tres necesidades más apremiantes son, en orden de importancia (haciendo de lado la necesidad de dormir y descansar), respirar, beber y comer. La primera necesidad se satisface con el aire, la segunda con el agua, la tercera con el alimento. El aire es un bien libre, que alcanza para todos, en las cantidades que cada uno necesita, y es gratis. Por el contrario el agua y el alimento sí están sujetos a la escasez: no alcanzan para todos, menos en las cantidades que cada uno quisiera, y mucho menos gratis. Para conseguirlos hay que trabajar.

Trabajar, ésta es la palabra clave, como en la socorrida frase “El que no trabaje que no coma”, frase que, antes que prescriptiva, y enunciar lo que debe ser, es descriptiva, y señala lo que es, por lo que debe redactarse así: “El que no trabaja no come”, haciendo referencia al hecho ya citado: antes que alguien pueda comer alguien tuvo que haber trabajado, alguien tuvo que haber producido alimentos, que no son bienes libres, como el aire que respiramos, sino bienes económicos, escasos, tal y como sucede con la gran mayoría de los satisfactores – vestido, calzado, alojamiento, trasporte, educación, atención médica, medicinas, etc. – escasez que se va reduciendo gracias al trabajo.

Dejando de lado los extremos de la vida – el niño recién nacido, que depende de sus padres para la satisfacción de sus necesidades, o el anciano que puede depender de sus hijos para la satisfacción de las suyas – ¿qué es lo que corresponde a la dignidad de la persona? ¿Que satisfaga sus necesidades gracias a su trabajo o al trabajo de los demás? ¿Que sea  autosuficiente o que sea dependiente? Lo que va con la dignidad de la persona es la autosuficiencia, que satisfaga sus necesidades gracias a su trabajo. Sus necesidades, sutrabajo.

Que la persona sea autosuficiente no quiere decir que produzca ella todos los satisfactores que necesita, lo cual sería absurdo. Que sea autosuficiente quiere decir que trabajando genera un ingreso suficiente que le permite comprar los satisfactores que necesita, mismos que, dada la división del trabajo, fueron producidos por alguien más, de tal manera que hay autosuficiencia en la generación del ingreso y dependencia en la obtención de satisfactores.

Siempre existe la tentación de recurrir, para obtener los satisfactores que necesitamos, no al intercambio voluntario sino a la imposición forzada que, como lo señala Villegas, puede ser ilegal (robo a punta de pistola) o legal (redistribución gubernamental del ingreso), imposición forzada que, legal o ilegal, resulta injusta porque se obliga a alguien a entregar parte del producto de su trabajo para la satisfacción de las necesidades de alguien más, lo cual, legal o ilegal, es un robo.

El robo ilegal, realizado por ladrones, es mucho menos frecuente que el legal, llevado a cabo por el gobierno redistribuidor del ingreso, porque hoy gobernar, en todos los países, e independientemente de que los gobiernos sean de izquierda, centro o derecha, es sinónimo de redistribuir el ingreso, por lo que muchos viven, no gracias al trabajo propio, sino al trabajo de los otros, y no porque hayan intercambiado su trabajo por el trabajo del otro, sino porque el gobierno obliga al otro, con su intermediación, a entregarle a aquel parte del producto de su trabajo, lo cual es injusto.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus